Mi experiencia como recibidora de masajes profesional

anitafotHola!

Soy @anitasuperstarr y/o @annasimoartola, alma mater del blog recién inaugurado Gemelos, los invasores y redactora en otros blogs más o menos perdidos en el tiempo como este mismo o este totalmente personal.

En este periodo de embarazo gemelar que estoy viviendo (y van 20 semanas ya!) me estoy encontrando con dificultades de todo tipo, pero sin duda la que me está importunando más es la lumbalgia, tan típica de las embarazadas.

Pese a hacer yoga regularmente (yoga prenatal ahora mismo) e intentar respetar los flujos de descanso de mi cuerpo, extremadamente largos ahora, la espalda y un dolor parecido a lo que debe ser la ciática o lumbalgia se habían apoderado de mí. Desesperada ya intentado dormir con multitud de cojines, ponerme ungüento de tigre, hacer estiramientos constantes, noquearme con la esterilla en pleno verano, decidí ponerme en manos de una profesional del masaje.
Me ha gustado tanto la experiencia y cambiado momentáneamente la vida que no he podido decirle no cuando me ha invitado a escribir mi experiencia en su blog, en un clásico guestblogging.
Masaje para embarazadas con lumbalgia

Cuando llegué a su consulta, el dolor lumbar, algo que parecía artrosis gestacional o lumbalgia una columna vertebral desorientada y un mal humor salvajes se habían apoderado de mí.
Betzabepichardo, Betsi de ahora en adelante, es una experta en quiromasaje, en acupuntura, en medicina tradicional china, shiatsu, reflexoterapia podal y un sinfín más de cosas, algunas de las cuales no me atrevo ni a pronunciar.
Me hizo un reconocimiento visual y verbal bastante rápido que le llevó, supongo que por una expertez natural de esas que se ha convertido en profesional, a localizar súper rápido donde estaba el origen del mal.

El primer tratamiento se centró en relajar a mi pobre cuerpo de su estresado y sufrido día a día. Shiatsu en la espalda y piernas, reflexología en los pies y masaje relajante en cervicales y cabeza.
Debo decir que durante el shiatsu podía notar cómo la energía se desbloqueaba y se iba a otras partes, era una sensación muy extraña. Cerré los ojos, respiré hondo todo el masaje y sentí una mezcla extraña entre estar muy allí y estar en otro lugar, algo parecido a la relajación o la meditación pero estando muy presente, sintiendo fluires y maniobras en todo mi ser.
Salí de allí flotando y el resto de la tarde vi cómo mi cuerpo me impulsaba al descanso. Dormí como una bendita (algo extrañamente inusual durante el embarazo) y al día siguiente estaba contenta, llena de energía, sin dolor en las lumbares, (lumbalgia), feliz y activa. Como una vuelta atrás a mi condición de gestante, que se caracteriza por cansancio, pesadez, falta total de energía y sueño constante.
Mi cuerpo estaba tan tan tan contento que decidí seguir adelante con el tratamiento.
Si os ha gustado este post, continuará….

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.