La Reflexología, es una técnica terapéutica que se basa en la estimulación manual de los llamados puntos y zonas reflejas con lo que se logra una acción indirecta sobre distintos órganos, tejidos y condiciones de todo nuestro cuerpo, obteniendo una autorregulación en las funciones y por lo tanto una mejora en los padecimientos.
Con esta técnica se pueden detectar problemas de salud en su estado más precoz por lo que se convierte en una forma eficaz de prevenir problemas más serios.

Miles de terminaciones nerviosas conectan todo el cuerpo con los pies. A través del masaje de los puntos reflejos de los pies se localizan zonas u órganos congestionados, se alivia el dolor y se ayuda al organismo a recuperar su equilibrio. Elimina toxinas y normaliza. Induce a una profunda relajación y bienestar. Muy efectiva en dolencias crónicas, migrañas y jaquecas, neuralgias, cólicos renales y trastornos nerviosos.