Masaje concentrado y localizado para relajar de inmediato las zonas de mayor tensión muscular.  A través de técnicas de masaje neurosedante se consigue una relajación del organismo, estimulando ambos polos del sistema nervioso a la vez.El masaje incluye espalda, cuella, cara y pies.